Preferencias entre cadena o correa para el coche

El sistema de distribución utiliza una cadena o una correa para hacer que las partes del motor, como por ejemplo el cigüeñal,  los periféricos, alternador, entre otras piezas engranadas, coincidan en sus movimientos.

La cadena se mueve a través de poleas dentadas y por lo general no necesita ser reemplazada, ello debido a sus robustos eslabones hechos de aleaciones de hierro. Sin embargo, no por ello está exenta de revisiones y alguno que otro mantenimiento, principalmente de los elementos que hacen posible su funcionamiento y la permanencia en su sitio.

La correa es una cinta o banda lisa de goma junto con otros materiales sintéticos, por el reverso es estriada para que así pueda encajarse en las rajaduras de la polea. Por ser más económica y más silenciosa en su labor suele ser la preferida de muchos.

Pros y contras entre la cadena y correa de distribución

Cadena

  • Es cara y problemática para ajustar, no obstante suele durar tanto como el coche que la porta.
  • Emite demasiado más ruido, pero algunos fabricantes han logrado disminuir considerablemente el sonido aislando la zona en la cual se ensambla.
  • No pueden ser adaptadas a un sistema demasiado complicado por falta de elasticidad.

Correa

  • Debido al material del que está hecha su desgaste es continuo, además tiende a presentar holguras que la hacen patinar en el circuito.
  • Al ser elástica se puede adaptar a cualquier tipo de sistema complicado o no. De esta manera, puede lograr el manejo de un mayor número de poleas y así ser multifuncional.
  • Son más compactas y menos caras en comparación con la cadena.

Recuerde que aunque la cadena es una pieza muy resistente no es irrompible, es algo posible. Ahora bien, es un repuesto caro de comprar de primera mano, pero es factible conseguirlo de segunda a un precio más accesible. Mientras que la correa aun siendo más económica, la mano de obra resulta cara por todo lo que hay que desmontar para llegar hasta ella.

Si el caso es que el vehículo se le dañó por problemas en el sistema de distribución o por cualquier otra razón y lo debe vender, puede investigar un poco sobre cuál podría ser su valor. Una gran alternativa es consultar por una tasación de coches averiados para desguace, y en línea hay diversas empresas que ofrecen este servicio. Nada pierde con preguntar a los expertos.